Café Castillo : Desmintiendo Mitos Alrededor de la Variedad Café

Vietnamese Coffee Exporter
Café Castillo

La variedad Café Castillo genera opiniones divididas en la comunidad cafetalera. Por un lado, su resistencia comprobada a la roya ha sido un avance significativo, aunque algunos profesionales del café expresan reservas debido a su linaje, que incluye híbridos de Robusta y Arábica.

Pero, ¿qué beneficios reales ofrece la variedad Castillo a los productores de café? ¿Es posible obtener lotes de Castillo de origen único que cumplan con altos estándares de calidad? Además, en un contexto donde las variedades resistentes a la roya enfrentan desafíos con respecto a la durabilidad de su resistencia, surge la pregunta sobre el futuro de esta variedad.

Para explorar estas cuestiones, tuve el privilegio de conversar con dos destacados expertos del Centro Nacional de Investigación del Café de Colombia, Cenicafé: Olga Inés Puerta Quintero, Científica Investigadora, y Hernando Cortina, especialista en la reproducción del café. Sus perspectivas arrojan luz sobre el panorama actual y futuro de la variedad Castillo en la industria cafetalera.

Durante nuestras conversaciones, se discutió extensamente la evolución genética del Castillo y su potencial para la producción sostenible de café. Además, se exploraron las estrategias innovadoras que podrían fortalecer aún más la resistencia de esta variedad a enfermedades como la roya, así como su adaptabilidad a diferentes condiciones climáticas y geográficas.

En resumen, la variedad Castillo no solo representa un avance científico en la lucha contra la roya, sino que también plantea desafíos y oportunidades para los productores de café que buscan mantener estándares de calidad y sostenibilidad en un mercado global dinámico.

Variedades resistentes a la roya

La roya es reconocida como una de las amenazas más significativas que enfrentan los agricultores debido a su capacidad para devastar los cultivos. Esta enfermedad específicamente afecta las hojas de las plantas de café, manifestándose en forma de manchas amarillo-naranja. Dado que las hojas son cruciales para la fotosíntesis, su daño reduce la capacidad de las plantas para producir energía. En casos severos, las hojas pueden desprenderse del árbol, resultando en una drástica disminución en la producción de cerezas de café.

Un punto crucial en la historia reciente de la roya fue la epidemia que azotó América Central en 2012, cuyos efectos aún se sienten en la región hoy en día. La preocupación aumentó con la noticia reciente de que la variedad Lempira, anteriormente considerada resistente a la roya, ha sido afectada en Honduras durante la última primavera.

Estos eventos han intensificado el debate sobre la necesidad de desarrollar variedades de café más resistentes a la roya, aunque esta discusión no es nueva. La roya del café ha sido un desafío persistente desde hace más de un siglo, aunque su identificación en todos los principales países productores no ocurrió sino hasta la década de 1990. Desde entonces, centros de investigación en todo el mundo han dedicado décadas de esfuerzos para desarrollar variedades de café que puedan resistir eficazmente la roya.

El principal desafío en este campo ha sido encontrar variedades que no solo sean resistentes a la roya, sino que también mantengan una calidad sobresaliente en la taza de café, satisfaciendo así las demandas de los consumidores y los productores por igual.

Creando la variedad castillo

El centro de investigación de Café de Colombia, conocido como Cenicafé, se dedica de manera exhaustiva al estudio y mejora de todos los aspectos relacionados con el cultivo del café. Desde sus inicios en 1968, ha impulsado un ambicioso programa de mejora genética enfocado en desarrollar variedades que sean altamente resistentes a la roya, una enfermedad devastadora para las plantaciones de café.

Hernando, uno de los investigadores principales en Cenicafé, destacó que los primeros esfuerzos se centraron en las variedades Caturra y el híbrido de Timor. La combinación de estas dos variedades dio lugar a los conocidos Catimores, que han demostrado ser efectivos contra la roya. Caturra, caracterizada por su tamaño pequeño y compacto, permite a los productores cultivar más plantas en un espacio limitado. En contraste, el híbrido de Timor, resultado del cruce entre arábica y robusta del Timor Oriental, aporta una valiosa resistencia a la roya.

El punto de inflexión llegó con el desarrollo de la variedad Colombia, que fue lanzada en 1982, justo un año antes de que la roya hiciera su primera aparición en el país. Sin embargo, el equipo de Cenicafé no se conformó y buscó mejorar aún más esta variedad. El objetivo era incrementar la productividad, fortalecer la resistencia a enfermedades como la roya y mejorar la calidad de los granos, aspirando a lograr estándares comparables a los de la Caturra. Además, teniendo en cuenta la longevidad de las plantas de café, la durabilidad y resistencia eran atributos cruciales en la búsqueda de la nueva variedad.

Después de numerosos ensayos y avances en investigación, el equipo finalmente alcanzó el éxito deseado. Cenicafé logró desarrollar cinco generaciones de una nueva variedad que recibiría el nombre de Castillo. Esta variedad, fruto de 23 años de dedicación y desarrollo continuo, se introdujo para la producción en 2005 y desde entonces ha demostrado ser altamente resistente tanto a la roya de la hoja como a otras enfermedades comunes en los cultivos de café.

Hoy en día, tras más de una década desde su lanzamiento, Castillo sigue manteniendo su resistencia y calidad. Hernando expresó optimismo acerca de su futuro, proyectando que esta variedad pueda conservar su resistencia durante al menos otros 15 años más. Este periodo de estabilidad permitirá a Cenicafé continuar su labor innovadora, explorando nuevas oportunidades para crear variedades de café aún más avanzadas y adaptadas a los desafíos futuros que enfrenta la industria cafetalera.

Café Castillo en detalle

La variedad Castillo es ampliamente reconocida por sus atributos de suavidad, aroma y una agradable acidez cítrica que la distingue. Gloria explicó que a través de rigurosas pruebas ciegas y evaluaciones sensoriales meticulosas, Café de Colombia ha descubierto que Castillo puede exhibir cualidades comparables a las variedades Typica, Caturra y Bourbon, destacándose así por su versatilidad y capacidad para adaptarse a diferentes perfiles de gusto y preferencias del consumidor.

El éxito de Castillo se fundamenta en el trabajo pionero realizado por Cenicafé, que logró combinar la baja estatura característica de Caturra con rendimientos relativamente altos, convirtiéndola en una elección ideal para los productores de café. No obstante, Castillo no es uniforme en todas partes: Cenicafé ha desarrollado seis formas distintas de esta variedad, cada una adaptada específicamente a las condiciones climáticas únicas de seis regiones diferentes.

Esta estrategia diversificada no sólo amplía la adaptabilidad de Castillo, sino que también fortalece su resistencia a la roya, como explicó Hernando. “Mantener diferentes líneas de Castillo es crucial para estar preparados ante la posible evolución de la enfermedad”, señaló. Hernando también subrayó el riesgo asociado con la homogeneidad en los cultivos de café, ya que aumenta la vulnerabilidad a la propagación de enfermedades.

Actualmente, se pueden encontrar diversas variedades de Castillo en varias regiones de Colombia, cada una adaptada a su entorno específico. Por ejemplo, Castillo El Rosario prospera en el Departamento de Antioquia; Castillo Naranjal se cultiva en el Departamento de Caldas; Castillo Paraguaicito se encuentra en el Departamento del Quindío; Castillo La Trinidad está presente en el Departamento de Tolima; Castillo Pueblo Bello se desarrolla en el Departamento de César; y Castillo Santa Bárbara se distingue en el Departamento de Cundinamarca.

Esta distribución geográfica no solo promueve la diversidad genética de Castillo, sino que también permite a los productores adaptar sus cultivos a las condiciones específicas de cada región, maximizando así la productividad y la resistencia de esta valiosa variedad de café colombiano.

Castillo vs caturra: ¿cuál es mejor?

Hernando y Gloria tienen un punto de vista fundamentado sobre la variedad de café Castillo, que históricamente ha sido menospreciada por algunos aficionados al café de especialidad. Sin embargo, según su experiencia, esta variedad ha jugado un papel crucial en la sostenibilidad de la industria cafetera colombiana. Una de sus ventajas clave es su resistencia natural a ciertos hongos, lo cual reduce significativamente la necesidad de fungicidas. Esto no solo beneficia al medio ambiente al disminuir la contaminación de químicos, sino que también aligera la carga financiera de los agricultores.

A pesar de las percepciones iniciales, hay pruebas crecientes de que el café Castillo podría poseer un potencial notable para producir cafés de alta calidad. Por ejemplo, un estudio colaborativo realizado entre el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), el World Coffee Research (WCR), el Centro de Análisis Sensorial de la Universidad Estatal de Kansas (KSU) y varios catadores dio lugar al Ensayo Sensorial de Colombia. Este ensayo comparativo, llevado a cabo durante dos años consecutivos, analizó las características sensoriales del Castillo en comparación con la variedad Caturra. Los resultados revelaron que, si bien los perfiles de sabor variaban, algunas muestras de Castillo alcanzaron puntuaciones excepcionales de 90 puntos o más, confirmando su potencial para el café de especialidad.

Gloria recalca que la calidad del café final no depende únicamente de la variedad plantada, sino de un proceso integral que incluye el método de procesamiento, el secado adecuado, la habilidad en la cosecha y la altitud específica de cada finca. “Es un error pensar que la variedad sola determina la calidad del café”, explica. “Factores como la fertilidad del suelo, el manejo de la sombra y las prácticas de procesamiento tienen un impacto significativo en las cualidades sensoriales del café”.

En resumen, aunque el café Castillo ha enfrentado cierto escepticismo, su contribución a la sostenibilidad y su potencial para el café de especialidad demuestran que su valor va más allá de la percepción inicial, influyendo de manera positiva en la industria cafetera colombiana y más allá.

La Importancia de la acción temprana

La acción preventiva implementada por Colombia demostró su eficacia al haber desarrollado la variedad Castillo, resistente a la roya, antes de que esta enfermedad llegara al país en los años ochenta. Este enfoque estratégico, promovido por Cenicafé como fundamental, ha sido crucial para proteger los cultivos de café. A pesar de que la enfermedad de la cereza del café es prevalente en África, aún no ha hecho su aparición en Colombia, una circunstancia que Hernando subraya como motivo para asegurar que las variedades como el Castillo están preparadas contra cualquier eventualidad.

Además de la roya, los productores enfrentan una serie de desafíos adicionales. El aumento de las temperaturas representa una amenaza directa al café Arábica, ya que podría afectar su crecimiento y hacerlo más vulnerable a plagas específicas del café. Hernando destaca la importancia de estar preparados para los daños causados tanto por factores bióticos, como los insectos, como por factores abióticos, que incluyen la luz solar, la temperatura, los gases atmosféricos, el agua y la composición del suelo. Sequías, cambios en la acidez del suelo y diversas plagas son solo algunos de los problemas que pueden limitar la producción de café en cualquier momento.

“Actualmente estamos enfocados en el desarrollo de nuevas variedades que puedan hacer frente de manera efectiva a estos desafíos”, afirma Hernando, destacando el compromiso continuo de Cenicafé en la investigación y el mejoramiento genético del café.

Cenicafé reconoce que la amenaza de la roya siempre está presente y puede evolucionar con el tiempo. En respuesta preventiva, están explorando la incorporación de nuevos genes que podrían conferir mayor resistencia a las variedades existentes. Esta estrategia no solo busca proteger los cultivos actuales, como el Castillo, que ofrece resistencia comprobada a la roya, sino también mejorar los rendimientos y la calidad del café final.

FAQs: