¿Qué es un Piccolo Latte y cómo lo preparo? El piccolo latte vs otras bebidas lácteas

Vietnamese Coffee Exporter
Piccolo Latte

The piccolo latte, often regarded as enigmatic, is a delightful coffee concoction that remains somewhat elusive in many cafes. Despite its obscure nature, this diminutive milk-based beverage carries immense potential as a valuable addition to coffee shop offerings. Boasting a robust espresso shot coupled with velvety steamed milk, it presents a compelling alternative to traditional coffee selections, appealing especially to discerning customers seeking novel taste experiences.

Embarking on an exploration of the piccolo latte promises insights into its origins, its current availability across coffee establishments, and the intricacies involved in crafting this exquisite drink. Join us as we unravel the nuances of what defines this beverage, where enthusiasts can savor it, and the step-by-step process of preparing it to perfection.

¿Qué es un piccolo latte?

Piccolo, que deriva su nombre del italiano “pequeño”, representa algo más que su diminuto tamaño:

Normalmente presentado en un vaso compacto de 85 a 114 ml/3 a 4 oz, el piccolo latte incluye:
Un solo trago de espresso mezclado armoniosamente con leche texturizada y al vapor, asegurando una consistencia aterciopelada.
Cuenta con una delicada capa de microespuma que corona la bebida, realzando su textura y perfil de sabor.
Saša Šestić, estimado propietario de Ona Coffee y Campeón Mundial de Barismo 2015, caracteriza el flautín como “una parte de espresso y dos partes de leche al vapor, rematado con una capa de espuma sedosa”. Detalla con precisión su composición como “un trago de espresso, de aproximadamente 20 a 30 ml, mezclado con 40 a 60 ml de leche”.

Según Ceiran Trigg, ex director de Ancestors Coffee en Norwich, Reino Unido, el flautín representa una “opción sofisticada para los aficionados que buscan una bebida láctea bien equilibrada a base de espresso”.

Por qué la Piccolo puede ser difícil de encontrar

¿Has notado el flautín en el menú de tu cafetería local? No es tan común como los clásicos capuchinos y cafés con leche.

Según Ceiran, una posible razón de la limitada popularidad del flautín en el Reino Unido es “la confusión entre los consumidores sobre qué es realmente la bebida”. Muchas cafeterías pueden, sin saberlo, servir cortados en lugar de piccolo latte, y viceversa, lo que contribuye a la confusión entre estas bebidas a base de leche.

Las definiciones de piccolo latte, cortados y otras bebidas similares pueden ser confusas, lo que genera incertidumbre entre los clientes cuando realizan sus pedidos. Ceiran añade: “La gente suele preferir opciones familiares como cafés con leche, capuchinos y flat white”, que son ampliamente reconocidos y se preparan constantemente.

En Dinamarca, los piccolos rara vez figuran en los menús; Frederik Schiøtz señala que si se lo sirven a un danés, podrían confundirlo con un cortado, que es más popular en las ciudades danesas más grandes.

A pesar de estos desafíos, todavía se pueden encontrar piccolos en lugares selectos. Stevie Hutton, propietario de la cafetería 44 Poets, con sede en el Reino Unido, señala su prevalencia en los países asiáticos, donde se utilizan comúnmente los términos tradicionales del café italiano como capuchino, café con leche y piccolo latte.

El problema no reside en la bebida en sí, sino en su conciencia y comprensión. A medida que más personas experimenten y aprecien el piccolo, es probable que crezca su presencia en las cafeterías.

El picolo latte vs otras bebidas lácteas

El piccolo latte a menudo se confunde con cafés con leche, cortados, macchiatos y otras bebidas similares, pero cada uno tiene sus propias características únicas en términos de sabores y texturas.

Latté

El flautín comparte “latte” en su nombre, pero es notablemente más pequeño: típicamente de 3 a 4 oz/85 a 114 ml en comparación con el café con leche estándar de 8 oz/230 ml que se encuentra en muchas cafeterías. Ambos usan leche estirada al vapor que se integra suavemente con el espresso, pero el flautín enfatiza más el espresso, dándole un perfil robusto y sabroso.

Capuchino

A diferencia del flautín, el capuchino es más grande y normalmente se sirve en un vaso de 142 a 170 ml. Su leche se airea más para crear una textura seca y espumosa sobre el espresso, en lugar de mezclarse suavemente como en un flautín. Esto da como resultado una experiencia de bebida distinta donde el intenso sabor del espresso se complementa con la leche espumosa.
Cada bebida ofrece una forma única de disfrutar el espresso, influenciada por su preparación y textura de la leche, atendiendo a las diferentes preferencias de los entusiastas del café.

Flat White

Uno de los favoritos entre los entusiastas del café, el flat white destaca en las cafeterías. A diferencia de los capuchinos y los cafés con leche, que pueden venir con un trago de espresso simple o doble, los flat white se sirven característicamente con un trago doble.

En un tono blanco mate, este robusto espresso doble se complementa con leche suavemente vaporizada, cubierta con una delicada capa de finas burbujas, todo dentro de una acogedora taza de 5 a 6 oz/142 a 170 ml. La textura de la leche recuerda a la del flautín, lo que garantiza una mezcla armoniosa.

Aunque comparte un volumen y una textura de leche similares con el piccolo, el doble espresso del flat white le da un sabor claramente más fuerte.

Macchiato

El macchiato y el piccolo latte son bebidas pequeñas que comúnmente se preparan con un solo trago de espresso. Sin embargo, es el tratamiento con leche lo que los distingue.

Un macchiato se distingue por su “mancha” de leche, similar a la que se usa en un capuchino, pero más aireada para una sensación seca y esponjosa. Sólo se añade una pequeña cantidad de leche al espresso, lo que suaviza su intensidad. Esto contrasta con la perfecta fusión de leche y espresso del flautín.

Piccolo latte vs.cortado

Absolutamente, aquí hay una versión reformulada del texto:

El papel del Cortado en la distinción del Piccolo latte
A menudo, el cortado y el piccolo se confunden debido a su presentación similar: ambos son pequeñas bebidas a base de leche servidas en vasos similares, con leche al vapor con un toque de espuma.

Grant Gamble, quien anteriormente ocupó el cargo de director de eventos del Festival del Café de Toronto (rebautizado como Coffee Ventures Europe en 2023), aclara: “Mi estancia en Australia reveló que un piccolo consiste en un solo trago de espresso en una taza de 3 a 4 onzas [85 –114 ml] vaso, cubierto con leche que tiene la textura de un café con leche. En cambio, un cortado contiene un doble trago”.

Entonces, ¿cómo influye esta distinción en el perfil de sabor del cortado? El flautín, con un solo trago, tiende a ser más suave, menos robusto y tiene una nota más dulce. Por el contrario, el cortado tiene un pronunciado sabor a espresso y es menos dulce debido al reducido contenido de leche.

Ceiran enfatiza la importante diferencia de fortaleza entre los dos, señalando que puede generar insatisfacción si los clientes tienen expectativas que no coinciden. “Una duplicación inesperada de la fuerza [en el flautín] puede resultar en una sorpresa desagradable. Incluso se podría considerar erróneamente que el espresso está mal extraído”.

Ceiran señala además que para los aficionados a los cortados, recibir un piccolo puede dejarlos decepcionados debido a su “falta de intensidad y fuerza”. Comprender estos matices es crucial para que los consumidores establezcan con precisión sus expectativas al realizar el pedido.

Los mejores consejos para hacer un delicioso flautín

¡Cosa segura! Aquí hay una versión revisada del párrafo:

Elaborando tu Piccolo latte

El arte de hacer un piccolo lattee es subjetivo y la preferencia personal guía la receta. Sin embargo, aquí tienes algunas pautas que pueden ayudarte.

Comience preparando un trago de espresso, con el objetivo de 20 a 30 ml. Calienta la leche a unos 60°C/140°F, introduciendo suficiente aire para formar pequeñas burbujas y mantener la leche suave y aterciopelada. Vierta suavemente de 40 a 60 ml de leche sobre el espresso desde una altura y un ángulo, asegurando una mezcla completa con el café. Cúbrelo con una capa media de espuma.

Seleccionando tu café

Saša recomienda elegir judías que huelan a chocolate, avellana o caramelo. Advertencia contra el uso de frutas, ya que pueden volverse demasiado malas si solo hay una cantidad limitada de leche en un flautín.

No dude en modificar la receta para adaptarla a sus preferencias gustativas. Saša menciona que un piccolo latte tradicional, con un trago de espresso cubierto con leche, crea un sabor rico y rico. Para obtener un sabor más equilibrado, se recomienda “sacar un trago entero de café para lograr ese sabor armonioso… use 20-22 g de cada lado… deseche una cuarta parte primero cuando agregue leche”. Esta técnica mantiene la intensidad del espresso al tiempo que realza el dulzor.

Explorando el Piccolo

Si eres nuevo en los piccolo latte, ahora es el momento perfecto para una presentación. Si tienes una máquina de café espresso en casa, ya está todo listo. De lo contrario, consulta con tu barista acerca de probar este método piccolo y mira a dónde te lleva. A medida que más personas aprecien el flautín por sus cualidades únicas, es probable que gane protagonismo en los menús de las cafeterías.

Con una gran variedad de bebidas espresso a base de leche disponibles, cada una con su perfil de sabor distintivo, el cremoso pero potente piccolo latte ciertamente merece su momento de protagonismo.

FAQs:

Share